Buscar

Acompañando personas en luto

Actualizado: 28 ene

El duelo como proceso adaptativo



El duelo tiene lugar a partir de la percepción de pérdida tanto de una persona como de un objeto o situación. Implica una reacción general de adaptación, es un ejercicio que tiende a la recuperación del equilibrio interno mediante la incorporación de nuevas rutinas posterior al suceso o incidente. La elaboración del duelo es fundamental para que la persona en luto pueda aceptar su pérdida.


“Es tiempo de olvidarlo”, “todo va a estar bien” son expresiones incorrectas que nos demuestran lo difícil que es reconocer o expresar empatía ante el proceso de pérdida de una persona cercana y muchas veces respondemos ante nuestra incomodidad.


Para poder acompañar una persona en proceso de duelo es importante reconocer y comprender las respuestas generales, para luego orientar un comportamiento coherente con la necesidad de la persona en luto.


Reconociendo el duelo mediante las fases de Kubler-Ross


Negación

No es posible aceptar la información e incluso el reconocimiento de esta. Se suele confrontar, rechazar o desfigurar lo sucedido. Emocionalmente no se observan respuestas específicas, a veces son desorganizadas y/o enérgicas. No es momento de brindar información o detalles, fomente la solución de problemas y entornos seguros.



Rabia o Ira

Comportamiento agresivo o a veces violento con su ambiente. Ya existe un reconocimiento, pero no su aceptación, tiene la creencia de que se puede modificar mediante acciones. Suele darse el inicio de la culpa. Se recomienda generar un entorno adecuado para que la persona exprese libremente el malestar y oriente la solución de problemas.


Negociación

Aceptación parcial de lo sucedido. La persona guarda la esperanza de que se puede modificar, utilizando contenidos ideológicos o creencias religiosas. El propósito de esta etapa es comprender lo sucedido y a veces darle un sentido. Aquí es importante brindar toda la información necesaria, puede haber periodos de fluctuaciones emocionales. Lo ideal es que se gestione apropiadamente la culpa.


Tristeza

Aceptación de la pérdida y un profundo dolor como respuesta, percepción del vacío, actitud de apatía y silencio (síntomas de tipo depresivo). Será importante observar el desarrollo de la tristeza, permita la expresión, promueva espacios y actividades confortables. La reacción no debería durar más de dos semanas de forma permanente.


Aceptación/ Reorientación:

Aparición de nostalgia y resignación del evento, puede recordar, pero con la posibilidad de reevaluación positiva. Adaptación progresiva a la “nueva normalidad”, la persona ofrece pensamientos respecto al futuro.

Primeros Auxilios Psicológicos en duelo


1. No es necesario rellenar el silencio, ofrece condolencias y escuche activamente. Permita la expresión sin condicionantes.

2. Reconozca los mecanismos de afrontamiento que posee la persona, para poder promover y gestionar un comportamiento adaptado a los propios recursos.

3. No ignore, juzgue, minimice o apresure las reacciones emocionales, permita el espacio de expresión de las diferentes reacciones

4. Permítase compartir recuerdos. Los mismos permiten la aceptación y contribuyen a la reorientación.

5. Si la persona posee creencias religiosas o ideológicas, gestione espacios o profesionales para que la persona se conecte con las mismas.

6. Sugiera apoyo especializado cuando una de las fases del duelo persiste de forma permanente (sin fluctuaciones) por más de dos semanas.


“Todas las teorías y toda la ciencia del mundo no pueden ayudar a nadie tanto como un ser humano que no teme abrir su corazón a otro” (Kubler-Ross, 1969)


Referencias


Jacobs, G. (2016) Community-Based Psychological First Aids, a practical guide to herlping individuals and communities during difficult tomes. Butterworth-Heinemann: Oxford.


Kubler-Ross, E. (1969) Sobre la Muerte y Los Moribundos. Grijalbo: Barcelona




77 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo