Buscar

¿Cómo entregar noticias?

Cualquier información que de forma adversa produce serios efectos en el individuo y sobre todo en la percepción del futuro, es una mala noticia. En nuestra historia cada uno de nosotros tuvimos que enfrentarnos o participamos en la entrega de una noticia ¿Pero, nos preparan socialmente y profesionalmente para ellas?


En un estudio identificaron que en los pacientes con cáncer a los que se les había dicho explícitamente la seriedad de la enfermedad presentaban menor depresión y poca comorbilidad psicológica (Fernandes do Prado et al. 2013). Aparentemente nos agobia mucho la falta de información, alrededor de un 14% de pacientes prefiere no saber su diagnóstico (Baile et al. 2000).

Pero ahora, definida la importancia de tener el conocimiento de la información y el derecho como seres humanos para obtener la información ¿qué produce entregar una mala noticia? Y ¿cómo debe ser entregada?



Reacciones a la mala noticia

El estrés producido por una mala noticia, aumenta la presión arterial, aumenta los niveles de cortisol y disminuye los niveles de defensas. Tales reacciones pueden ser disminuidas mediante la diligencia de la noticia, la calidad de la información y el tiempo de ajuste de la persona posterior a la entrega de la información.

Nadie está preparado para recibir una mala noticia, la misma produce alteraciones en la cognición, dificultad en la toma de decisiones y confusión. Muchos refieren escuchar pero no comprender toda la información que se les ofrece. Sin embargo estas reacciones no son excusa para no entregarlas, buscaremos promover la adecuada gestión mediante el conocimiento de las respuestas naturales a la pérdida y a estar preparados para las diferentes reacciones.

Es importante tener presente que a partir de la mala noticia comienza el proceso de percepción de pérdida, por lo tanto el duelo comenzará una vez entregada la noticia. La expresión del duelo se vincula a una serie de reacciones como la negación y la ira. Sea consciente que probablemente como agente de entrega de una mala noticia, usted sea el receptor de estas reacciones.


Cómo entregar una noticia

La entrega de noticias requiere diversas aptitudes y actitudes. Las aptitudes se reflejan en la práctica y experticia respecto a la labor o conocimientos, para esto se aconseja que el responsable de su entrega sea la persona que tenga mayor conocimiento sobre la situación, ya que la calidad de la información facilitará el acceso a una adecuada información y mejorará el ajuste al proceso de duelo.

La actitud representa la empatía y comunicación efectiva. Se ha reportado que en estado de fatiga o agotamiento disminuye el reconocimiento e identificación de las emociones en los otros.

No existen muchas herramientas en el medio que nos indique cómo entregar adecuadamente una mala noticia, sin embargo citaremos el protocolo SPIKES y el ABCDE de forma sintética (Fernandes do Prado et al. 2013 & Baile et al. 2000). A continuación se describirán una serie de etapas para su adecuada ejecución:


Preparación o fase de pre-entrega

Identificar la información previa con la que cuenta la persona, además relevar información por redes de apoyo y estilos de afrontamiento. Considerar el tiempo que la persona ha estado esperando o la llegada inoportuna de la misma, ya que esto será significativo para el periodo de ajuste. Además se deberán tener en cuenta las condiciones ambientales. Recomendaciones generales:

· Privacidad. Un lugar donde se pueda demostrar empatía, pregunte a la persona si quiere estar acompañada.

· Sentarse, ofrecer comodidad y valorar los recursos ambientales.

· Presentarse, permita la conexión. En el caso de crisis, oriente la estabilidad de la persona.

· Controle el ambiente, evite las interrupciones.



Fase de entrega

Inicie con preguntas sobre los conocimientos previos, con la intención de rectificar la información con la que cuenta la persona o los vacíos en el conocimiento. En este nivel las expectativas deben ser identificadas para su gestión. Tenga presente que la anticipación es un factor exacerbante a la respuesta de estrés.

Ofrezca toda la información posible, no se atenúan las malas noticias. No deje espacios a la mala interpretación o vacíos en el discurso, sea directo y sintético, ofreciendo el contexto de la situación, por ejemplo en el caso de un diagnóstico médico, explique todos los análisis y motivos del mismo para justificar los hallazgos. En el caso de un fallecimiento, relate las circunstancias o características de la persona. Ya que, tenga presente que ante la pérdida la negación puede ser la primera reacción emocional, ante mayor precisión en la información menor rechazo a la misma. No demuestre inseguridad, refleje siempre su conocimiento.


Fase posterior a entrega

En esta etapa su actuación disminuye, permita la expresión segura de emociones, en un espacio controlado y liberado de prejuicios. Será importante identificar las reacciones que la persona ofrece, sin inhibir o desvalorar. Sea consciente que una vez entregada la noticia, el duelo ya inició. No es necesario responder a cuestionamientos religiosos o ideológicos, las respuestas de dolor, enojo o culpa pueden ser comunes. Sin embargo identifique cada reacción y promueva un adecuado seguimiento por familiares o instituciones.

En esta fase no necesita información, necesita apoyo, acompañamiento emocional y escucha activa. La expresión de emociones permite el restablecimiento emocional, una vez alcanzado puede ofrecer información importante para fortalecer la autonomía y la solución de problemas, por ejemplo lugares de tratamiento en caso de enfermedad, lugares para trámites o diligencias en el caso de fallecimiento, etc.

La entrega de noticias requiere desarrollo de habilidades, no existen soluciones inmediatas, nadie está entrenado para recibirlas y mucho menos para darlas. Su realización también implica aumento de reacciones de estrés y fatiga por compasión o empatía. Se recomienda consultar a un especialista.



Otros recursos de preparación para entrega de noticias:

Conocimiento y práctica sobre comunicación efectiva, habilidades para manejo y prevención del estrés, monitoreo y seguimiento de reacciones de estrés, técnicas de relajación y manejo de la respiración, primeros auxilios psicológicos, identificación y promoción de estrategias de afrontamiento, manejo y autogestión del estrés.


Referencias

Fernandes do Prado, A., Silva, E., Almeida, V. & Fraguas, R. (2013) Medical enviroment: bad new’s impacto n patients and doctors – towards an effective model of communication. Rev Med. Sao Paulo: 92 (1):13-14.

Baile, W., Buckman, R., Lenzi, R., Glober, G., BEale, E. & Kudelka, A. (2000) SIPIKES – A Six-sept protocol for delivering Bad News: Application to the patient with cáncer.

66 vistas0 comentarios

© 2018 por Juan Pablo Mora Penagos. Creado con Wix.com