Buscar

Los Primeros Auxilios Psicológicos: Una herramienta para mejorar la salud del personal sanitario

De acuerdo con los datos del Gobierno Argentino para el 2019 se contaba con 182 mil médicos y 234 mil enfermeras y auxiliares, particularmente las mujeres constituyen el 70 por ciento del empleo en el sector de la salud hoy en día.

La pandemia provocada por la COVID-19 ha confrontado la capacidad, la preparación y la respuesta de los sistemas de salud de la mayoría de los países. En el mundo se identificaron problemáticas asociadas a la pandemia como déficits en la seguridad y la salud en el trabajo, incluyendo la exposición al riesgo de contagio, jornadas más largas, mayor volumen de trabajo y aumento del estrés y mayores riesgos psicosociales incremento de la percepción de carga; destacando las razones por las cuales la actual crisis coloca al personal sanitario en una situación de agravada vulnerabilidad.


La Universidad de Northumbria y la Universidad de Highlands empezaron a investigar la capacitación de los Primeros Auxilios Psicológicos (PAPs) como una herramienta para apoyar a las enfermeras para facilitar procesos en la salud mental y el bienestar emocional en medio de la pandemia. Pretenden evaluar la eficacia de los PAPs y comparar los niveles de seguridad, tranquilidad, autoeficacia y eficacia comunitaria, conexión, esperanza, estrés, resiliencia y afrontamiento en el personal sanitario que ha implementado los PAPs con aquellos que no lo han hecho. El proyecto se titula Estudio EMPATH (en inglés) que traduce Evaluación y Medición de Primeros Auxilios Psicológicos en el sector de Residencias durante la pandemia de Covid-19.





¿Qué son los primeros auxilios psicológicos?


Definido por la Organización Mundial de la Salud como la capacitación recomendada a nivel mundial para ayudar a las personas durante las emergencias y ofrecer orientación sobre cómo brindar atención psicosocial inmediatamente después de un evento. Aunque la formación PAPs se creó originalmente para que las personas apoyaran a otros, los científicos también la han identificado recientemente como una forma adecuada de ayudar a los trabajadores sanitarios a cuidar su propia salud mental y bienestar, reduciendo así la angustia causada por eventos traumáticos como la pandemia.

Los objetivos clave de los primeros auxilios psicológicos son establecer sentimientos de seguridad, tranquilidad, autoeficacia, eficacia comunitaria, conexión y esperanza al proporcionar un entorno que sea tranquilo, cómodo y donde las personas puedan descomprimirse y sentirse escuchadas.


No debe ser ignorado el papel que desempeña el rol del personal sanitario, por ejemplo, la Organización Mundial de la Salud destaca que el 70 por ciento de las acciones en salud son competencia de enfermería y la reconoce como unos de los pilares en la conformación y estructuración del sistema de salud.



¿Qué podemos hacer en términos de primeros auxilios psicológicos?


Siendo los PAP’s un acompañamiento práctico, se sugiere enseñar a la persona en focalizar los estilos de afrontamiento mediante las siguientes pautas:

· Promover espacios de descanso

· Sugerir mantener o recuperar la rutina

· Búsqueda y mantenimiento del apoyo social, tanto emocional como instrumental.


Es necesario estar atento ante formas de afrontamiento que aumenten la percepción de estrés como baja reevaluación positiva o pensamiento catastrófico, evitación emocional, negación o agresividad. Posteriormente la persona que recibe el apoyo debe estar informado sobre adecuadas pautas de afrontamiento, se recomienda proveer asistencia práctica. La misma responde a resolver las necesidades básicas de manera inmediata (comunicación, salud, refugio, etc.) y brindar la información necesaria para su acceso. Se sugiere que el auxiliador se informe previamente en la disposición de recursos institucionales (Jacobs, 2016). En el caso de observar síntomas o reacciones que aumenten la posibilidad de estrés o exista la posibilidad de riesgo a su integridad o la de otros, es necesario derivar a un servicio especializado de salud mental. En casi todos los casos la intervención temprana permite que la duración de los síntomas se reduzca en un promedio de 50% (Bessoles, 2006).